Fairmont State Spanish

Archive for the ‘My Family / Mi Familia’ Category

Mi familia/Mi familia – Sarah Halbert

In My Family / Mi Familia on 16 de junio de 2012 at 11:28 pm

Durante la semana en Nueva York yo no vi mucho de mi familia dominicana porque nosotros fuimos afuera mucha y mi familia fue muy ocupada con trabajo, la universidad, y las actividades de Briana. En esta manera ellos son como mi familia, siempre ocupada y yendo en dirreciones diferentes. Una cosa muy diferente que mi familia en West Virginia fue la padre (Davíd) cocinó muchas de las comidas y fue el anfitrión principal. En mi casa, mi madre cocina mucho del tiempo y es la anfitriona principal.

Las comidas domicanas  que Davíd cocinó fueron un aspecto de la cultura conocí sólo por vivir con una familia dominicana. También, la experiencia de las dinámicas de una familia dominicana fue única y especialmente. Mis mejores recuerdos son de cena con Rosalba y Davíd y la comida nueva y deliciosa y las conversaciones interesantes.

During the week in New York I didn’t see my host family much because we were out a lot and my fmaily was busy with work, school, and Briana’s activities. In this way they are like my family, always busy and going in different directions. One thing very different than my family was that the dad cooked much of the food and was the “main” host. At my house, my mom cooks most of the time and is the “main” hostess.

The Dominican foods that Davíd cooked were an aspect of Dominican culture that I would have got only from living with a Dominican family. Also, the experience of  family dynamics of a Dominican family was unique and special. My best memories are of dinner with Rosalba and Davíd and the new and delicious foods and the interesting conversations.

Anuncios

Mi vivencia en Nueva York

In My Family / Mi Familia on 15 de junio de 2012 at 1:47 am

Image

Cuando yo llegue en Nueva York y yo conocí ella para mi primera vez yo tuve miedo. Cuando nosotros salíamos del cuarto para nuestros apartamentos yo no tuve una idea que la pasa. Yo recuerdo estar pensando que Paola fue antipática y agarrado. Cuando ella estaba preparando nuestros cena, ella no habló mucha y no miró nosotros tampoco. Después de más o menos un día y media nosotros empezamos hablar con ella más y más. A veces fue difícil porque nuestros españoles no fueron muy bien y además su inglés no fue perfecto porque ella solamente estaría aquí para seis meses. En total, nosotros fuimos mucho divertidos.

Vivía con una familia de la republica dominicana fue muy diferente que es en West Virginia. Las familias en Nueva York son más grandes muchas veces. No es necesario para cada persona en una familia que tienen un cuarto. Además, las comidas allí son muy importantes. En West Virginia, fue muy raro para mí cuando yo vivía con mi familia durante secundaria, que nosotros teníamos una cena junta. Yo tengo dos hermanos y siempre nosotros tuvimos cosas diferentes con deportes. Por eso fue muy difícil, pero en el apartamento que yo vivía para una semana, las cenas son una cosa más importante para la familia.

Para mí, el mejor recuerdo fue cuando nosotros fuimos a la escuela. Los niños allí fueron muy felices y emocionados. Me encanté cuando yo inventé un nuevo juego con ellos. Fue muy fácil pero también fue muy divertido. Yo creo que yo ensené un niño cosas diferentes con las palabras en inglés y como escribir “una rueda” en inglés. Yo fui muy triste cuando ellos preguntaron me “Cuando volva? Por su puesto yo dije un día y yo ojala que yo conoceré ellos un vez más en el futuro.

My Family/Mi familia-Jessica Seevers

In My Family / Mi Familia on 14 de junio de 2012 at 9:05 am

Antes de que viviendo con mi familia Dominicana durante la semana, estaba muy nerviosa, qué tipo de hispanos que estaría viviendo por ejemplo: un hablante rápido.  Mientras vivía con Dario, José y Dixa, llegué a entender todos sus niveles de hablando. Me aprendí en el día dos que la Sra. Dixa habla realmente rápido cuando ella está hablando sobre un tema que ella encanta. Yo pensé que esto era muy linda, que José  dijo que ella lo hace y él tiene decir a su mamá, por favor, más despacio. Me encanta que toda la familia está muy dedicada a su cultura y ellos quieren a ayudar a otros a aprender sobre su cultura. Mi experiencia con ellos, yo no puedo describir solamente en una frase o palabra solamente la mejor es: divertida.Tuve un gran tiempo a aprender sobre la cultura y conversando con cada individuo en la familia.

Algunas diferencias entre la vida en Virginia Occidental y la vida en Nueva York, la “host family” en Nueva York, ellos estaban muy emocionada a hablar sobre su idioma que les encanta y compartan con otros. Ellos Cocinan desde su propia cultura; su casa fue decorada en las cosas de su cultura como de la República Dominicana. Su  vida es diferente a como en Virginia Occidental con el estilo de vida, la vida rápida, simplemente llamando a un taxi para ir a trabajar y caminar varias cuadras para llegar a donde quieres ir como trabajo. En Virginia Occidental hay algunas diferencias, como no todos los días decidimos hablar nuestra lengua que hablamos como en inglés. No hablamos mucho sobre nuestra cultura como el principal tema de conversación. En Virginia Occidental, la gente se tan ajustada hasta en lo que es normal, en una manera las personas en nuestra cultura no tienen emociones sobre la cultura. En Nueva York, mi familia encanta a hablar sobre  la cultura española, no sólo porque nos estábamos visitando esa semana, pero porque simplemente les encanta hablar de su cultura.

Algunas de mis mejores memorias serían cuando fuimos al zoo, a Washington Heights, y por supuesto el centro de la cuidad Time Square. Cada lugar yo fui,  siempre recordaré las diferentes cosas de ello por ejemplo los vendadores en Washington Heights y la comida. La mejor memoria es cuando se quedaría con mi familia y tendríamos nuestras conversaciones nocturnas. Usted estaba loco si usted creyera que no iba a aprender más cuando usted volvió a su casa por la noche. ¡Y era bien para mí! Las horas de estaba comiendo con mi familia eran una manera de aprender más sobre su cultura. Apreciaré cada momento de este viaje para el resto de mi vida.

Before living with my Dominican family for the week, I was very nervous as to what type of Hispanic I would be living with meaning: a fast talker or slow talker.  While living with señor Darío, señora Dixa and José, I got to understand all their levels of speaking. I realized by day 2 that señora Dixa talks really fast when she gets talking about a topic she loves.Even her son has to tell her at times to slow down, which I thought was very cute. What can you expect out of someone who loves their culture so much? I learned that all the family is very devoted to their culture and telling others about it who wish to learn. My experience with them does not even have one word to describe besides fun. I had a blast learning about their culture, and having conversations with each individual in the family.

Some differences between living in West Virginia and living in New York, the host family in New York were very excited to talk about their language they love and share it with others. They cooked from their own culture; their home was decorated in things from their culture such as from the Dominican Republic. Their way of living is different than mine in West Virginia by means of the fast moving lifestyle, simply calling a taxi to go to work, and walking several blocks to get to where you want to go such as work.

In West Virginia there are some differences, such as not every day do we choose to talk about our language that we speak in English. We do not talk about our culture very often as the main topic of conversation. In West Virginia, people get so wrapped up into what is normal, that we do not appreciate our culture as well. In New York, my host family loved talking about the Spanish culture, not just because we were visiting that week, but because they merely love talking about their culture.I think this is a way of remembering the past as well before coming to the United States.

Some of my better memories would be when we went to the zoo, to WashingtonHeights, and of course downtown Time Square. Each place I went I will always remember certain things about it. The best memory would be staying with my family and having our nightly conversations. The whole day was learning based. If you thought that you were done with that by a certain time of the day, you were wrong! And that was okay by me! Dinner times with my host family were a way to find out more about their culture.  I will cherish every moment from this trip for a lifetime.

My Famila/Mi Familia – Brettney Cole

In My Family / Mi Familia on 12 de junio de 2012 at 8:10 pm

Viviendo con una familia dominicana por una semana era una experiencia que yo no puedo nunca olvidar.  Yo estaba muy nerviosa para este viaje porque hubo muchos cosas que yo no experimentado antes en mi vida, como viajando por avión o las experiencias con la cultura diferente.

Mi familia vive en un edificio de los apartamientos en el Bronx, y nuestra apartamiento era muy pequeña pero era muy linda.  Yo notaba inmediatamente que la música era un aspecto dominicano muy importante al padre en la familia, Máximo. Entonces la sala tiene muchos discos compactos y aún un instrumento famoso para tocar en la música de la Republica Dominicana, el merengue.  Cuando le pregunté sobre el instrumento, Máximo lo jugó para mi durante una canción.  Esta experiencia era en la primera noche con mi familia después de nuestra primera cena, y yo sentí más relejada y nosotros pasamos bien escuchando y charlando sobre la música dominicana.

Viviendo en Nueva York era muy diferente de vivir con mi familia en WV, pero en algunos aspectos, son iguales.  Vivo en una finca con mucha tierra, también tengo las animales como las cabras.  Por eso, tengo las responsabilidades que están asociadas con este tipo de vida.  La hija en nuestra familia, María, tiene responsabilidades también en su vida. No era las responsabilidades como yo en la finca, pero tiene que trabajar para contribuir a su familia también desde ella era una joven.  Un aspecto muy diferente era la hospitalidad de la familia. Polonia, nuestra “madre,” siempre quiso cocinar para nosotros.  Yo solamente puedo comer tanta comida, pero ella insistía que nosotros comimos todos.

Creo que era muy importante que nosotros vivimos con una familia porque hay las experiencias intimas que nosotros aprendimos en este ambiento del hogar, como la experiencia autentica con el merengue y Máximo.  Tengo tres mejores recuerdos de vivir con mi familia, el primero era la experiencia con el merengue.  La segunda era en la mañana cuando las tres chicas y Dra. Sellers tenían que trabajar en la iglesia, yo tenía el desayuno con María y después nosotros miramos la tele y charlamos.  No era una conversación sobre los políticos o mis estudios, pero era una conversación de amigas.  Ahora yo tengo una amiga nueva en la realidad de esta experiencia.  Finalmente, cuando salimos la casa para regresar al aeropuerto, Polonia nos dijo “Somos familia.”  Yo supe que ella nos dijo en serio, y en la realidad sentía que nosotros somos un parte de su familia.  Yo todavía hablar con María en Facebook y quiero visitar su familia en el futuro.

Living with a Dominican family for a week was an experience that I will definitely never forget.  I was really nervous about this whole trip because it had a lot of firsts for me, like traveling on an airplane or living amongst a different culture because I have no prior experience in these situations.

My family lived in an apartment building in the Bronx; our apartment was small, but really cute and quaint.  I noticed immediately that music was important to Máximo, our host father, because in the living room there were tons of CDs and even an instrument famous in el merengue.  The first night we were there, after we had eaten dinner, Máximo played for us several songs of el merengue.  I asked him about the instrument, and he even played it a bit for me.  This first evening with my family made me feel really relaxed and we had a great time just hanging out and listening to the music.

Living in New York was different than living with my family in WV; however, there are some similarities.  I live on a working farm with lots of different animals, so I have always had responsibilities to help out since I was young.  It was kind of the same for Maria, the daughter in my family who was the same age as me.  Although New York is no farm, she has had the same responsibilities of working to help contribute for her family since she was young as well.  An aspect that was different from my WV life was the hospitality of the family, especially Polonia, my host mother.  She always wanted to cook for us every chance she had, and although her cooking was delicious, I can only eat so much food!!

I think that the experience of living with the Dominican families was very important for this trip.  We had to opportunity to get the intimate experiences in the culture that we would not have gotten if we stayed in a hotel.  I had three really memorable moments during this trip.  The first was the experience with Máximo and the Dominican music that made me feel right at home.  The second was the morning when the three other girls and Doctor Sellers went to their community service early Friday morning.  I ate breakfast with Maria, and after we just sat on the couch and watched TV.  During this time we just talked and talked. The conversations weren’t about politics, or my studies, etc., but about life.  It was like we were just friends hanging out, and I know from this that I got a really great friend from this trip.  The last memory was when we were leaving for the airport and saying bye to our family. Polonia hugged us and said, “Somos familia” which means “We´re family.”  I was really touched by this, and I know she really meant it.  I still talk to Maria on Facebook and I really do want to take a trip to visit them again!

Mi familia – Chelsea Matheny

In My Family / Mi Familia on 12 de junio de 2012 at 7:57 pm

Viviendo con una familia en el Bronx me impactó mucho. Mi familia me enseñó muchísimos sobre la cultura dominicana por la comida, la música, unos programas de televisión, y por nuestras conversaciones. Tenía la oportunidad mejorar el español porque mi familia era muy paciente.

Uno de mis mejores recuerdos de mi familia es qué ellos son simpáticos, generosos por permitirnos vivir en su casa, y muy pacientes. Además cenamos juntos todas las noches y hablamos sobre varios temas. Mi mamá cocinó comida dominicana deliciosa. Me gustaba probando las comidas nuevas. Era muy  divertido vivir con los niños.

Una semejanza entre mi familia en el Bronx y mi familia en Virginia del Oeste es los dos tienen niños. Cada familia quiere la mejor para el bienestar y la educación de los niños.

Qué semana más memorable en el Bronx. Yo estaba triste cuando tuve que salir.

Living with a family in the bronx had a big impact on me. My family taught me a great deal about Dominican culture through food, music, TV programs, and through the conversations we had. I had the oppurtunity to improve my Spanish from speaking with them. They were very patient and  helpful!

Some of my best memories with my family include that they were so nice, generous for having us for a week, and so patient. Also that we ate dinner together every night and got the chance to talk about many different topics. My host mom made womderful food from the Dominican Republic and I loved trying all of the new things. It was alot of fun living with the children as well.

One similarity between my family in New York and my family in West Virginia is that both have young kids. Both families want the best for the well-being of their children and for their education.

My week in the Bronx was very memorable and I was sad to leave.

Mi familia dominicana- Danielle South

In My Family / Mi Familia on 10 de junio de 2012 at 5:28 pm

El tiempo que pasé con mi familia dominicana me impresionó. Dixa, Darío, y José son muy trabajadores, muy dedicadas, y muy buena gente. Ellos abrieron y ofrecieron su casa a tres chicas extrañas para ayudarnos a aprender, y enseñarnos.

Obviamente, mi familia no es de la República Dominicana, pero yo noté una importancia semejante: la importancia de la familia. Solamente cuando hay un conflicto del horario, un miembro de la familia no tiene que asentarse para la cena. Yo crecí bajo la impresión que todo el mundo cena junto. Solamente cuando yo fui a casas de mis amigos, vi que no es uniforme. La mentalidad es que la cena es un tiempo después de un día de trabajo para charlar, reírse, enterrarse de qué pasa, pero más que todo– ¡ser junto!

Las cenas diferentes de la comida con que estoy acostumbrada. Yo no comí nada rara, pero yo probé mangú por la primera vez, y los plátanos fritos (maduros y verdes). La comida era tan diferente, sino el estilo y el sabor de cocinarla. Además, un rasgo cultural que noté mientras vivía con la familia dominicana es que el postre es insignificante. En los Estados Unidos, mucha gente se acostumbra a terminar de cenar, y comer el postre. En la casa de la familia, ellos terminan de cenar, limpian el comedor, lavan los platos, y trabajan, charlan, o beben café. Hay bebidas dulces que se come pero no es tan “parte” de la rutina para comer dulces.

Además de la necesidad de pasar tiempo junto, yo noté que el papel de la mujer en la casa de mi familia no es tradicional; es más moderno. Dixa trabajaba cada mañana, y salía antes de salir nosotros. Ella nos hizo el desayuno, pero yo no sé si es normal para ella, o solamente porque estábamos allá. Mi madre nunca ha sido una mujer tradicional que queda en casa para cuidar a mi y a mi hermana.

El primer día que llegamos al apartamento, Jessica, Christina, José, Darío y yo caminamos por las calles cercas del apartamento. Nosotros vimos un hombre, vestido en un traje de hombre araña tocando el violín. Jessica y yo corrimos para sacar una foto con él. Es mi memoria favorita porque yo estaba muy nerviosa antes de llegar al Bronx. Sin embargo, en este momento, yo olvidé de mis dudas. Yo soy una persona tonta. Yo podía ser mí misma, divertirme, reírme, y sonreír. Después de esta experiencia, yo podía relajarme, y aprender. Yo no estaba nerviosa otra vez.

The time that I spent with my family really made an impression. Dixa, Darío, and José opened their house up to complete strangers to allow us the opportunity to learn. Obviously, I am not from the Dominican Republic, but I noticed a very important shared characteristic in our households: the importance of being together. Growing up, I always thought that everyone had dinner together. Only when there was a conflict with scheduling was a person NOT allowed to be sitting at the dinner table. Dinner is a time to relax after a day of work, to laugh, to catch up, but most importantly just to be together. The dinners that we ate were different than what I was used to. Nothing was bizarre or strange, but there were new foods for me to try. I ate plantains and mangú. I did notice that unlike a lot of families from the United States, the family with which I stayed never cleaned up the table and the dishes and set up for dessert. 

In addition to the desire to pass time together, I noticed the role of the woman in the house. Dixa would leave before any of us would head out to the office. She would still make breakfast for us before she left and leave it for us, but honestly, I don’t know if she did that just because she had guests. Similarly, my mom has never been a house mom- taking care of my sister and I.

The best memory I have of being in New York is when we first arrived. Darío, José, Jessica, Christina and I went for a walk around the streets close to the apartment building. We saw a guy dressed as Spiderman playing the violin. Jess and I ran to take a picture with him. I was so nervous before arriving in New York. At this very moment, I was able to relax and to be my goofy self. It was something that I would have done no matter who I was with, and I was able to open up. I wasn’t nervous anymore.